jueves, 4 de junio de 2009

Plan Alta mar (Marina Española)





Plan Alta mar:


Durante los ultmos 70 años la marina española ha realizado una serie de estudios encargados a planificar las futuras unidades navales de la flota española, dichas unidades han venido siendo requeridas según las necesidades y el planteamiento estratégico en los que se ha encontrado España durante todo el periodo citado.


2ºGM
Comenzamos con el final de la guerra civil y el comienzo de la segunda guerra mundial, durante este periodo y debido al alineamiento de España con el Eje Ítalo Alemán como consecuencia de la ayuda material, técnica y de voluntarios que actuaron durante la guerra civil española. España se ve necesitada de planear un plan naval para contrarrestar a los aliados y reforzar su presencia en el estrecho, norte de áfrica, el mediterráneo y el atlántico, también viene dado para defender las diferentes plazas africanas y las islas canarias debido a un enclave estratégico.


El plan en si se le cataloga como faraónico, irrealizable y falto de previsión, debido a la carestía de capacidad industrial, infraestructura deficiente, falta de medios técnicos, poco personal trabajador cualificado disponible y falta de materia prima. Todo esto consecuencia de los tres años de guerra civil ocurrida en la lucha del bando sublevado contra la segunda república española.


Tampoco ayudaba la situación industrial española, atrasada con respecto a los demás países europeos y los casi nulos planes de construcción naval acaecidos en los años anteriores que solo permitían al construcción de unidades menores.


Plan previsto:
  • 4 acorazados.
  • 4 portaviones.
  • 8 cruceros.
  • 12 Superdestructores.
  • 72 destructores.
  • 36 torpederos.
  • 50 submarinos.
  • 100 lanchas torpederas.
  • Un número indeterminado de buques auxiliares.
Dicho conjunto de unidades fue dispuesto en el Decreto de 18 junio de 1943, el cual solo quedo como un simple informe irrealizable.


1965
Con el fin de la segunda guerra mundial y el bloqueo impuesto por los aliados al régimen de franco durante la posguerra, se produce una situación económica difícil para España hasta finales de los años 60. Durante 1964, se plantea un nuevo plan naval por el Almirante Carrero Blanco, el cual fue publicado en la “Revista General de Marina”. Este también se le considero otro plan faraónico debido a su imposibilidad a realizarlo. En si lo podemos encuadran en un simple informe ya que su magnitud y el bloqueo de España impidiese su realización


Detallado del Plan:
  • Dos portaaviones ligeros, similares a los portaviones ligeros de la clase Colossus británica. Su complemento aéreo incluiría 8 helicopteros, 15 cazabombarderos y 10 aviones antibuque. En el plan naval se incluia la creación de dos grupos navales o TFs, uno encuadrado en el Atlantico y otro en el mediterraneo.
  • Dos "cruceros ligeros" armados con un cañón de 127 mm, un lanzador de ASROC y un lanzador de misiles Terrier. Dicha configuración se aproxima mucho a los destructores americanos de la clase Farragut. Su función seria actuar como buques insignias de la escolta de los CVLs.
  • Ocho destructores con similares características a los destructores anteriormente citados, con un menor desplazamiento. Sus características se asemejaban mucho a los destructores americanos de la clase Charles Adams.
  • Doce fragatas con un armamento principal de cañones de de 127 mm., tubos de torpedos antisubmarinos, un lanzador de ASROC y lanzador de misiles Terrier. Dicha configuración daría lugar a las fragatas de la clase Baleares.
  • Una veintena de fragatas ligeras para escolta antisubmarina costera. La configuración mas plausible hablaba de un armamento principal de 76mm. Un lanzador de ASROC, tubos de torpedos antisubmarinos y sonar remolcado. Dicha configuración es muy similar a las fragatas americanas de la clase Bronstein.
  • Ocho submarinos de 850 ton, estos darían lugar a la clase S60 Delfín basados en los submarinos franceses de la clase Daphne.
  • Sesenta dragaminas costeros del la clase americana Bluebird, solo llegaron a construirse unos 12 buques.
  • Cuatro buques APA y AKA para el desembarco anfibio.


El objetivo operacional del Almirante Carrero Blanco era la formación de dos flotillas, cada una compuesta por un CVL, un CL y 8 DDs, también se incluye la formación de 6 grupos de escolta y patrulla antisubmarinos formados por 4 fragatas con un apoyo de 18 helicopteros y 4 grupos mas de escolta costeros.


La función de los submarinos S60 era la caza de SSKs Sovieticos que operasen en el mediterraneo, y los dragaminas mantendrían segura la ruta que unía el Sahara Español, Canarias, Gibraltar, Ceuta y Melilla, y las islas Baleares.


Los medios anfibios se ocuparían de dar apoyo y soporte a los archipiélagos y posesiones africanas (en Guinea y en el Sahara).


Se Pensaba que el tiempo de realización de dicho plan tendría un tiempo estimado de 10 años.


1971
Durante dicho periodo, el AJEMA (Almirante Jefe del Estado Mayor), almirante Barbudo, planteo el siguiente plan de construcción de unidades navales:


Plan71:
  • Tres destructores con características no deficidas y que tendrían como objetivo la sustitución de cinco destructores de la clase Fletchers.
  • Dos submarinos oceánicos, que se convertirían en los futuros S70 y estaban basados en los submarinos franceses de la clase Agosta.
  • Diez fragatas costeras o corbetas nacionales, diseñadas a partir de las fabricadas para Portugal, y que se convertirían en las F30, las corvetas de la clase Descubierta.
  • Seis lanchas rápidas lanzamisiles basadas en el las lanchas lanzamisiles francesas clase La Combattante III, estas darían lugar a las lanchas lanzamisiles de la clase Lazaga.
  • Diez patrulleros ligeros modificados, similares a los buques alemanes de la clase Lurssen fabricadas por Bazán para Chile. Esto daría lugar a los patruyeros de la clase Barceló.
  • Dos buques nodriza, uno para submarinos y otro para dragaminas, basados en los buques franceses de la clase Rhin.
  • Dos buques hidrográficos: uno mayor (futuro Malaspina), y otro menor, similar a la pareja clase Castor ya en servicio.


1973
En este año, el nuevo comandante del AJEMA, almirante Pita da Veiga, anunció que el plan de 1971 se vería levemente modificado. Dando el siguiente resultado:


Plan73:
  • Un CL, que actuaría como buque insignia de la flota en alternancia con el CVL Dédalo, y que sustituiría al veterano CA Canarias. El modelo que se eligió fue el DDG clase Spruance estadounidense, modificado para las necesidades españolas. En esencia, lo que se quería era más bien un DDG clase Kidd, la variante iraní, con potencial antiaéreo reforzado.
  • Tres FFG antisubmarinas de última generación, FFG clase Oliver Hazard Perry, que acabarían convirtiéndose en las FFG F80 clase Santa Maria.
  • No hay cambios en el número de SSKs, FFL, y PFG, pero hay un cambio en los PGT clase Barceló, reduciéndose su número a seis unidades.
  • Un AO para sustituir al AO Teide. Al final dicha unidad no se construyo.
  • Dos AGOS grandes, y dos AGOS pequeños.
  • Varias aeronaves de ala fija y rotatoria, sin especificar número ni tipo. Para no levantar suspicacias con el Ejército del Aire no se publicitó demasiado que se había optado por comprar Harriers, que en noviembre de 1972 habían hecho demostraciones en la cubierta del CVL Dédalo (eran Harriers británicos, por supuesto).Finalmente solo se llego a construir las siguientes al amparo de la Ley 31/71.
  • Cuatro FFL clase Descubierta, ampliadas a 8 FFL en 1976. Las dos últimas FFL, de nombre la Centinela y la Serviola fueron vendidas a Egipto tras su botadura a cambio de una fragata extra.
  • Dos S70 SSKs clase Agosta franceses, como sustitutos a los SSK clase GUPPY americanos. El Arma Submarina se encaminaba a tener sólo unidades francesas, en tanto que la flota de superficie era de inspiración estadounidense.
  • Seis FSG clase Lazaga, que nunca llegaron a disponer de SSMs, y seis PGH clase Barceló. Todos se construyeron bajo licencia alemana en Cádiz.
  • Cuatro AGOS: 2 mayores (Malaspina y Tofiño), y 2 menores (Antares y Rigel).
  • 8 aviones AV/8A Harrier, adquiridos en los EEUU, no en Gran Bretaña. Poco después se comprarían 5 más directamente al fabricante.
  • 4 SH3 Sea King, que se unían a la docena ya en servicio.
  • 4 nuevos AB 212, de los que en existencia había otra docena.
  • 8 AH-1 Huey Cobra para apoyo a la IM. Dieron bastantes problemas al no comprarse la versión naval, pero prestaron gran ayuda y sirvieron bien desde el CVL Dédalo y el Galicia.
  • 7 Hugues 500 para dotar a los FRAM de su vector aéreo antisubmarino.
1977
Con la llegada a su límite operativo al CVL Dédalo y las DDG FRAMM, se promulga un nuevo plan naval para reconstruir todos los grupos navales:


Plan77:
  • Un nuevo CVL, basado en los planos del proyecto de "Buque de Control Marítimo" americano, dicho buque describía un pequeño CVL V/STOL que los astilleros Bazán desarrollaron casi desde cero y que iba a llamarse Almirante Carrero Blanco. Obviamente se convertiría en el actual CVL Príncipe de Asturias, y su dotación inicial iba a estar formada por los Harrier de primera generación adquiridos recientemente a EEUU y Gran Bretaña, además de SH-3 Sea King.
  • Tres FFG basados en la clase Oliver Hazard Perry americana, construidos con modificaciones españolas, de nombre Santa María, Numancia y Victoria.
  • Dos nuevos SSK clase Agosta franceses que se añadirían a las dos unidades ya planeadas, con nombres de Mistral y Tramontana, que reemplazarían totalmente a los SSK clase GUPPY americanos.
  • 10 PB clase Anaga. Conocidos coloquialmente como "los tacañones".
  • 2 nuevos AP con nombres Castilla y Aragón, en sustitución de sus homónimos de la Segunda Guerra Mundial.
1980
Debido a la gran mejora del plan de 1977, a comienzos de los 80 se decide realizar varios añadidos a este ultimo para potenciarlo:


Plan80:
  • 11 AV-8B Harriers II y 1 TAV-8B Harrier II para formar una segunda escuadrilla de cazabombarderos, aparatos más capaces y potentes que los AV-8A y AV-8S Harriers de primera generación con los que convivieron, formando la 8ª y la 9ª Escuadrillas. Llegaron en 1987.
  • 6 helicópteros SH-60B Sea Hawk, para las FFG Oliver Hazard Perry clase Santa María, arribaron en 1989.
  • 1 FFG Oliver Hazard Perry clase Santa María adicional de nombre Reina Sofía.
  • Se producen grandes mejoras y actualizaciones en los S60 SSK clase Delfin y en las F-70 FFL clase Baleares.
1990
Devido a recortes de presupuesto devidos al final de la guerra fría se producen varias cancelaciones y bajas:
  • Las PTG clase clase Lazaga
  • Gran cantidad de PB costeros y rivereños
  • La cancelación del proyecto de la Fragata NFR-90 para la OTAN, en el que participaban las principales potencias de la Alianza, y que aspiraba a dotar a sus armadas de un escolta común para el siglo XXI.


Devido a las necesidades de la armade se creo un nuevo Plan Alta Mar, que regulaba las construcciones que debían hacerse entre 1990 y 2000:




Plan90
  • 2 nuevas Oliver Hazard Perry clase Santa María, de nombre Canarias y Navarra, entraron en servicio en 1994-1995.
  • 3 PB clase Alborán, con nombre Alborán, Arnomendi y Tarifa, entregados entre 1996 y 2004.
  • 4 FFG no detalladas, pero muy semejantes a las FFG holandesas clase Karen Doorman, armadas con un cañon de 76 o 127mm., 1 Lanzador VLS de misiles RIM-7 Sea Sparrow, 2 lanzaderas de 8 misiles RGM-86 Harpoon, 1 CIWS Meroka, 2 montantes triples de torpedos Mk-46, plataforma y hangar con 1 SH-60 Sea Hawk. Su objetivo era complementar a las FFG clase Baleares, creando 3 escuadrillas de escoltas oceánicos (Baleares, Santa María y estas nuevas fragatas), y 1 de escoltas costeros (las Descubierta).
  • 1 LPD para sustituir a los LSD Galicia y los AK Castilla y Aragon. Su construcción debía tener lugar entre 1998 y 2000, y para ello Bazán se puso a trabajar con los holandeses para logra un diseño común.
  • 1 AOR para complementar al AO Marqués de la Ensenada, y que formase parte íntegra del grupo de combate del CVL Príncipe de Asturias, dejando al Marqués otros cometidos secundarios. También se trabajó con Holanda para lograr el resultado final.
  • 4 SSKs, a entregar alrededor del 2004 o 2005, en reemplazo de los S60 SSK clase Delfín. Se descartó definitivamente incorporar el diseño nuclear francés de los SSN clase Rubis franceses, derivado del S-70 SSK clase Agosta que ya funcionaba en la Armada, aunque se siguió trabajando con Francia para un nuevo submarino convencional.
  • 8 MSH y 4 MSB para sustituir enteramente a los MSH y MSB de madera en 2002.
  • Reemplazar los AV-8S Harriers de primera generación por los novísimos AV-8B+ Harrier II Plus, cuyas semejanzas tanto con los AV-8B Harrier II de la Armada ya existentes, como con los F-18 Hornet del Ejército del Aire, facilitaban su integración.Esto era lo previsto. Y esto fue lo que se logró.
  • 4 FFG fragatas polivalentes, que fueron creciendo en su diseño poco a poco hasta convertirse en auténticos DDG. Para 1995 aún no estaban plenamente definidos, y con esas fechas todo el mundo asumía que acabarían siendo el reemplazo de las míticas F-70 FFG clase Baleares, y no su complemento. Al principio se trabajó con Holanda y Alemania para una fragata común, pero España decidió apostar con tecnología conocida, probada en combate y procedente de su principal suministrador naval, EEUU, y abandonó el proyecto tripartito. Cuando en 1997 fueron encargadas, con el nombre de F100 FFG, eran unos impresionantes DDG antiaéreos, muy lejos de las modestas FFG polivalentes inicialmente pedidas. Recientemente se aprobó la construcción de la quinta F-100 FFG. Ni que decir tiene que cuando el quinteto esté en servicio, con su panoplia de armas formada por SM-2 MR, ESSM y Tomahawks, España gozará de un poder naval que no tuvo desde los años de Carlos I y Felipe II. Se perdió la posibilidad de contar con 15 fragatas simultáneamente en los 90, pero se ganó el lujo de disponer de este quinteto de F100 FFG para el primer cuarto del siglo XXI.
  • El único LPD inicialmente contemplado por el Plan Alta Mar se convirtió en una pareja, de nombre Castilla y Galicia. Dada la vejez de la fuerza anfibia, y como hasta 1998 no iba a entrar en servicio el primero, se incorporaron a precio simbólico dos LSTs clase Newport Americanos, con nombre Pizarro y Hernán Cortés. En ese sentido se obró bien, y cuando el LPD Castilla entró en servicio en el año 2000, la flota anfibia gozó de su mejor momento, con 4 buques enormes, capaces y flexibles para hacer sus despliegues.
  • El AOR sí que se quedó en una sola unidad, el Patiño, entrado en servicio en 1995, como su gemelo holandés, el Ámsterdam. Para las necesidades españolas sigue siendo insuficiente un AOR y un AO como únicos buques de aprovisionamiento, pero comparando con las épocas de vacas flacas, también se ha alcanzado un nivel excelente de medios.
  • Los SSK co-diseñados con Francia siguieron adelante, pero al final no se incorporaron a la Armada, sino que se convirtieron en un producto de exportación, el SSK Scorpene. De haber elegido al Scorpene como S80, la Armada tendría ya renovada la flota con 8 unidades (4 Agosta y 4 Scorpene), pero por desgracia ciertos afanes de grandeza han encaminado a España a embarcarse en unos S80 monstruosos y magníficos, ciertamente, pero que tardarán un poco en llegar, y que dejarán a la flota submarina a cuadro. Al final los S80 serán el reemplazo de los S70, y no de los S60, y en ese sentido lo contemplado en el Plan Alta Mar no se cumplió.
  • Los MSH fueron recortados en su número hasta sólo 6 unidades, derivadas del tipo Sandown británico. En relación con su desplazamiento, son las unidades más caras de la Armada, y junto a su buque nodriza, la exFFL Diana, y el buque de apoyo a buzos Neptuno, forman una agrupación de élite, pero 6 MSH son pocos para un país con dos oceanos, con dos archipiélagos, con posesiones en África, y miembro de la UE y la OTAN. Una pena que los 12 iníciales se quedasen en la mitad.
  • Los nuevos AV-8B+ Harrier II Plus llegaron en 1997. Fueron 8 los aparatos adquiridos, que jubilaron a los AV-8A, vendidos a Tailandia para su CVL. Unos aparatos excelentes que a día de hoy, con la cadena de montaje cerrada, valen su peso en oro.Así se cierra el siglo XX para la Armada. Con sombras, como las partes no cumplidas del Plan Alta Mar, pero con muchas luces, pues el grupo aeronaval, la fuerza de escoltas, la flota anfibia y la de medida contra minas quedaban renovadas con unidades excelentes, todas construidas en España, y la mayoría también de diseño nacional. Queda, por tanto, hablar de un último capítulo, en de los planes aprobados en lo que llevamos de siglo XXI.
----------------------------------