domingo, 1 de agosto de 2010

MW Ep1: El comienzo del fin / The Beginning of the end.

Episodio1 (Novelización)

"La sucesión fue algo traumático hace 40 años, aquellos tiempos en que su padre y yo éramos jóvenes y nos hubiéramos plantado en las playas para buscar el primer bote y nuestros AK-47s para cruzar el mar e invadirlos. Sin embargo, esos perros reformistas tenía amigos poderosos y nuestros padres fundadores se sintieron débiles frente a ellos. Aun así, con el paso de los años y algún que otro cambio necesario, el estado se hizo fuerte y nuestro socialismo se había mantenido inflexible ante la disidencia. Nada nos había parado, ni la caída de nuestro gran padre, ni los intentos de los imperialistas de desestabilizarnos, ni las llamadas falsas “libertades” que promovían los disidentes y contrarrevolucionarios. Nuestro gobierno se ocupó del asunto, pero claro, al no poder ya ser duros como antes ni tener un gran hermano que nos cubriera pues hubo que hacerlo “civilizadamente”. No estábamos en tiempos de camarada Stalin ni de las purgas que siguieron en su mandato. Ahora todo tenía una repercusión. Hubo que exiliar a los que ya no querían vivir bajo la protección de nuestro amado régimen pero sin romper los fuertes lazos de nuestro sistema de gobierno. Tampoco nos dejamos engañar o caer en los errores del pasado, necesitábamos una economía fuerte y potente para respaldarnos, con lo que nos giramos hacia nuestro hermano chino y copiamos su sistema. Pasamos de economía planificada a capitalismo “salvaje” pero efectivo. “No importa la herramienta mala, si esta te permite conseguir tus fines y objetivos”. Muchos se fueron con los secesionistas del oeste, pero con la salvedad de que ellos son débiles en comparación con nosotros económicamente hablando. Por desgracia, necesitamos sus recursos, ya sea económicos o de otra índole. Nuestra maquinaria militar está al límite y si seguimos sin reunir a esas ovejas descarriadas acabaremos siendo un cadáver marchito y volviendo a la anarquía que hubo antes de nuestro grandioso sistema. Me he explicado bien Camarada Varanov?

El tío Dernin había sido como un segundo padre para él, y pensar que de pequeño lo único que aspiraba era a cuidar la granja comunal con los abuelos después del accidente de automóvil de sus padres, todo cambio cuando el regreso y se presentó como flamante capitán de la marina, al mando de su torpedera cazando contrabandistas y espías. Él le introdujo en la academia militar y le hizo salir de la pobreza. Ahora él se encontraba en su misma situación, como capitán de una de las unidades más flamantes de la marina de Belisaria, aunque lo de moderna era un poco relativo comparado los estándares actuales. Aun así tenía frente a él una carpeta marrón con el anagrama de la marina y un sello de secreto, sabía que la situación requería de su servicio a la patria. El Contraalmirante Dernin se levantó de la silla y rodeo su mesa de robre pulido de Riga, levantando el brazo dio dos golpes en el hombro derecho y estrecho fuertemente la mano de su sobrino.
- “Cuando llegue el momento, sabrás que tienes que hacer, si tienes algún problema, no dudes en llamarme”.
Varanov acepto de buena gana ese gesto de su tío, pero mantuvo la compostura y levantándose, se puso firme he hizo el saludo correspondiente.
- “Retírate, tengo trabajo que hacer”.
Sin más que hablar, recogió el sobre y lo metió en su carpeta, fuera lo esperaba su coche oficial, no sin antes ver el nerviosismo de los alféreces y la seriedad del resto de la oficialidad y el semblante duro de algún alto mando. Los guardias de la entrada no perdían de vista a ninguno, según el partido, los espías podrían estar escondidos en cualquier lugar, incluso entre la misma gente.

Su transporte lo llevo por la base naval hasta el Muelle B, en el se encontraban los buques de la flota, algunos siendo todavía preparados, otros arriando amarras y alguno saliendo por la bocana del puerto. Su buque el “KR-23”, una corveta del tipo  Type 037-IG de fabricación china, de la clase Houxin se encontraba protegido por seis hombres fuertemente armados, mientras un hombre corpulento, de unos 46 años esperaba en la pasarela del buque fumando un cigarro occidental.

- “Puede que sea mi última calada en mucho tiempo”
Toco su bolsillo y noto los tres cigarrillos americanos que guardaba como oro en paño, y debía guardarlos muy bien, sabía que el capitán detestaba los fumadores. Había tomado buena nota cuando pillo al cocinero y a un mecánico fumando al lado de la batería de misiles de popa, los encerró durante dos días en el calabozo y le hizo confiscar todo el material que no debía estar en el buque, después lo hizo pasar al compactador de residuos y tirarlos al mar. Su disciplina era muy férrea como la del contraalmirante Dernin, pero era la única moneda de cambio para algún contrabando que pudiese moverse por el barco, de vez en cuando necesitaría algún trago y esto sería muy útil para “convencer” al cocinero.

Al ver el coche aproximarse lanzo la colilla al agua y descendió hasta el muelle. El coche se paró a su lado, pero el conductor no fue lo suficientemente rápido y casi le coge de lleno la apertura de la puerta del pasajero. Varanov con la carpeta al hombro fuertemente agarrada, camino rápidamente hacia la pasarela en la que le esperaba su segundo al mando, este le saludo y el le devolvió rápidamente el saludo cruzando a su lado y subiendo a la pasarela, no si antes decirle:
- “Segundo, alzamos amarras y salimos a la mar, es urgente”
Javenk en un primer momento se quedó detenido pensando que algo grave había pasado, habían vuelto hace tres días y solo había tenido tiempo de avituallar el buque y enviar algún rezagado de servicio. Ahora le tocaba echar a la basura todo el trabajo de organización y comenzar de nuevo. Se giró hacia la pasarela y comenzó a acelerar el paso para ponerse a la altura de su capitán.
- “Ha, y Javenk, apestas a cigarrillos, que sea el último”
Mientras señalaba hacia la proa de la nave sin girarse. Javenk se preguntó cómo su capitán lo sabía, pero al mirar por la pasarela en la dirección que se la había indicado, descubrió que la colilla, todavía encendida, estaba al lado del casco, sobre una de las boyas de atraque,
- “mierda”, pensó, “será mejor que me deshaga de esto rápidamente”, acelero el paso mientras entraba llegaban a la cubierta y giraban a la derecha para entrar en la escotilla más cercana.

Los marineros se cuadraron al verlo pero Varanov no los saludo, mientras subía por la escalera hacia el puente.
- “!capitán en el puente!”, grito un alférez, pero tampoco lo saludo, se giró hacia el pasillo y se dirigió hasta su camarote. Abriendo la puerta Javenk lo siguió y cerró la puerta tras él.
- “ciérrala con llave”, dijo el capitán mientras este se fue directo hasta la caja fuerte y sacando su llave de seguridad la abrió, saco el sobre de la carpeta y con un golpe firme la cerro y deslizo el panel que la cubría. Con un sonoro ruido, la puesta quedo asegurada, lo que le hizo sentir seguro, con lo que se dirigió hacia la nevera al lado de su armario y la abrió. Cogió una botella que había en la puerta y de un armario superior recogió dos grandes vasos. Javenk, que lo aguardaba firme al lado del escritorio después de ocuparse de la cerradura, se quedó con la boca abierta. Su capitán no solo no fumaba sino que no bebía, solo en reuniones sociales o en algún evento informal. Ahora verlo en esa actitud le daba a entender de que algo muy grave había caído sobre los hombros de su comandante.
- “Coge la silla, siéntate y descansa, ahora te cuento”.
Javenk no salía de su asombro, Varanov se había saltado todo el protocolo de mando, y encima iba a beber durante el servicio. Sin inmutarse, Varanov desenrosco el corcho del vodka y con un golpe lo dejo sobre su escritorio, lleno dos vasos hasta sus dos terceras partes y dejo la botella al lado.
- “no me preguntes, espera un momento, se que estas intrigado tanto por mi comportamiento como por mis órdenes, pero después de ver esto, hasta tu necesitaras un trago”
le lanzo sobre la mesa un sobre mecanografiado  con un sello oficial y le dejo a su lado el vaso de vodka, se preguntó si debía refrescarse la garganta, las ordenes iniciales de la comandancia solo podían ser vista por el capitán y el segundo,  pero la actitud de su superior indicaba que no le gustaban esas órdenes. En un primer momento, al sacar el conjunto de folios que contenía dicho sobre no le pareció extraño, pero al momento esa impresión desapareció.

De: Mando de la flota.
Para: buque KR-23.
Indicativo: Zebra.
“¿Zebra?, esto no era lo acostumbrado para un ejercicio o un simulacro de emergencia…
A partir de las 1900L, toda la tripulación queda confinada en el buque, ningún tripulante podrá dejar el buque, excepto emergencia médica grabe, los guardias tienen órdenes a partir de la llegada del capitán a su buque de impedir la salida de ningún tripulante, si no se acatan dichas ordenes, serán acusados de alta traición y encarcelados. Los guardias están autorizados a hacer uso de la fuerza si fuera necesario. La tripulación deberá estar dispuesta para dejar el puerto en menos de 8 horas, todos los tripulantes que no se presenten en ese tiempo, serán tomados por desertores. El buques a sido aprovisionado con suficientes víveres para cumplir la misión que le será encomendada en cuanto lleguen al punto que se será encomendada en los siguientes datos. Por seguridad, todas las transmisiones radiofónicas o telefónicas serán monitorizadas y grabadas. Desde ahora, se encuentran en estado de alerta 2.

"¿Alerta 2? Eso significa…….”
Su mano derecha dejo el paquete sobre la mesa mientras cogía el vaso y daba un fuerte sorbo al baso, su capitán ya había tomado medio vaso, y no lo había dejado sobre la mesa mientras lo escrutaba con la vista, posiblemente captando su asombro. Siguió leyendo.

Su contramaestre deberá llevar un arma y deberá armarse a la dotación de vigías con su equipo reglamentario, incluyendo armas cargadas y aseguradas. Deberán dejar el puerto a 0600L a velocidad de crucero en silencio radio. La posición es AN45BK23.

"Esa posición le parecía conocida no era la primera vez que estaba ahí".

En esa posición deberá abrir las ordenes pertinentes y acatar su contenido. Se adjunta mapa del área de operaciones. Paso al folio siguiente que mostraba el mapa de la zona marcada como anexo A, paso al Anexo B.

Anexo B
Medidas de Seguridad
No deberá acercarse a ningún buque extranjero, ya sea amigo, neutral o enemigo.

- “¿enemigo?”.

Está autorizado a hacer disparos de advertencia a cualquier buques que se le acerque a menos de 2 millas náuticas, si este se encuentra dentro de nuestras aguas territoriales. Si cualquier buque desollé los avisos de radio o disparos de aviso, están autorizados a ser hundidos por los medios que crean convenientes. El incumplimiento de estas órdenes da por sentado la reclusión del capitán y el segundo sus camarotes y la toma del control de buques por el comisario político. El incumplimiento de esta última orden se catalogara como rebeldía y se tomaran las medidas pertinentes.
- “Mierda, ¿Dejar el control del buque a ese patán?”
Tomo el vaso y le dio un fuerte trago, al ver su gesto, Varanov dio un sorbo al suyo.
- “Veo que has llegado a lo importante”,  mientras escrutaba con la mirada a su segundo.
- “Me niego en redondo, dejar en el mando a extraños y volver a los tiempos de…”
- “Chitón, Segundo, las opiniones se deben guardar en mi barco, siga leyendo y no haga comentarios”
El capitán había sido rápido, era muy probable que la TSI o “Tropas de Seguridad Interna”, una especie de KGV del partido hubiera puesto micrófonos, grabadoras y hubiera algún agente infiltrado en su buque, además del desalmado de Flitonk, el comisario del buque, un ser arrogante y despreciable que miraba a todo el mundo por encima del hombro y que actuaba siempre con doble cara. Se había ganado la enemistad de la oficialidad y parte de la tripulación, pero siempre tenía incondicionales y aduladores que iban tras el como perros detrás de su amo.
- “Ahora si me gustara llevar mi arma en todo momento” pensó.
Termino el documento y lo dejo sobre la mesa, Varanov se había servido una segunda ronda y llenado su baso. Sin pensarlo descargo otro fuerte trago y dijo
- “Lo que me preocupa no es esto, sino esto” señalando las ordenes de hacer fuego, “y esto” señalando la posición marcada en el mapa.
- “Si, yo también lo creo”, respondió. “es como ir a la boca del lobo”
La posición marcada indicaba la zona de marcación entre los dos estados, una demarcación que mostraba una franja de 10 millas náuticas de ancho, una especie de DMZ o “Zona Desmilitarizada” en el mar, ningún buque de guerra podía entra en dicha zona sin autorización o causas de rescate en el mar, si ellos seguían las ordenes a rajatabla, estas le llevarian en medio de esa zona.
- “No podemos hacer nada al respecto, solo ver como van los acontecimientos, muy bien Javenk, vaya y prepare todo lo necesario, contacte con la tripulación y tráigalos a todos, no quiero que se quede nadie en tierra, yo voy a descansar un poco, creo que nos vamos a ver con unas cuantas noches sin dormir, descanse usted también lo que pueda”
Guardo los documentos y se dispuso a desabrocharse las botas, mientras Javenk saludo y salio de su camarote
- “Esto es muy serio”
Se dirijio a la cubierta inferior hasta la sala de radio, y comenzó los preparativos para preparar la nave.

Lista de capitulos de Miniguerras (aqui)